Brezo

Es el material más utilizado en la actualidad para fabricar pipas, concretamente se trata de la raiz de la Erica arborea, que se encuentra principalmente en regiones mediterráneas, aunque se extiende desde la Europa occidental, Canarias y África oriental.

El origen del uso de este material para la construcción de pipas, según las versiones oficiales, se establece en Francia en el siglo XIX donde Louis Comoy comenzó a comercializar pipas de brezo en 1848, aunque otras fuentes hablan de Ulysse Courrieu en 1802. El porqué emplear este material, según cuenta una leyenda, tiene su origen en un noble que acudió a buscar refugio en un monasterio al verse sorprendido por una fuerte tormenta. Al intentar avivar la chimenea, comprobó que uno de los leños arrojados al fuego ardía con dificultad. Este pieza de madera resultó ser raiz de brezo, y viendo su resistencia, se planteó emplear esta madera para fabricarse una pipa.

Una vez se extrae la raiz del brezo, se transporta la madera al aserradero intentando mantener la humedad natural de la misma. Allí, se procederá al lavado y limpieza de los cortes, retirando las piezas que no sirvan , ya que las raices pueden crecer alrededor de piedras o arena, o verse afectadas por insectos. En ese momento, se procede a su corte en Ebauchons (corazón de la pieza) y Plateaux (parte externa del corte). Como parte final del proceso, los bloques se hierven durante varias horas para eliminar los taninos y se embodegan para que pierdan la humedad gradualmente sin agrietarse, por un periodo que puede prolongarse de uno a varios años.


Coronilla

La Coronilla (Scutia buxifolia) es un árbol corpulento, bajo y espinoso, de muy lento crecimiento, apenas 2 milímetros por año (por lo que un tronco de 25 centímetros de diámetro tendría 125 años). Es muy común en los montes serranos y ribereños a orillas de los ríos del sur de Brasil, Uruguay y norte de Argentina. Es un árbol que se destaca por su tono de verde y la abundancia de pequeñas hojas que pueden brindar en ejemplares de buen tamaño muy buena sombra.

Su madera es dura, muy apreciada y perseguida para leña. La madera es albura de color rosado, duramen castaño rojizo, con anillos poco demarcados, textura fina, algo quebradiza, muy dura y extremadamente pesada, muy durable a la intemperie y en contacto con el suelo. Cuando el cauce de los ríos es bajo, las raíces del coronilla son desenterradas, surgiendo un material ideal para la talla. Las pipas fabricadas de esta madera, añejada y curada por las inclemencias climáticas y la acción de los elementos minerales de los ríos, son perfectas para la fumada, pues no se queman, no se rajan y no se calientan.


Enebro

La madera de Enebro (Juniperus Oxicedrus) da muy buenos resultados para fabricar pipas. A pesar de ser ligeramente aromática, no afecta a la calidad de la fumada y desaparece la segunda o tercera vez que se utiliza.

Este arbusto, de cuyas bayas se destila la ginebra, tiene una madera con una veta muy vistosa que ha sido muy utilizada para este fin; no obstante, a pesar de que las pipas contruidas resultan muy ligeras, la madera es bastante escasa por ser difícil de conseguir, de crecimiento muy lento y requerir mayores tiempos de secado.

Estas razones han hecho que el brezo se imponga como la opción más común a la hora de seleccionar una madera para las pipas.


Maiz

Las pipas de maíz se fabrican utilizando la mazorca de una variedad de maíz cultivada a tal efecto en Estados Unidos.

Después de cosechar el maíz, este se almacena en contenedores al aire libre a la espera de desgranarse; una vez concluido este proceso, se almacenan durante 2 años para permitir que se seque la mazorca y se vuelva más resistente.
Una vez seco, las mazorcas se cortan a una longitud adecuada para cada tipo de pipa, se tornean en caso de querer darles alguna forma, se vacía el interior y se les aplica una capa de yeso de París, tras lo cual se dejan reposar durante 24 horas.

Finalmente, se pule el exterior y se les añade la boquilla


Peral, manzano y olivo

El peral se usa bastante en la construccion de pipas, sobre todo en Europa del Este, al ser una madera muy dura, con fibras muy prietas, con una veta casi imperceptible, lo que les da un acabado sedoso.

La madera de manzano, de un tono pardo rojizo, y al igual que otras provenientes de árboles frutales, posee similares características de dureza y fibras apretadas, dando como resultado unas pipas muy ligeras

En regiones mediterráneas se está empezando a usar la madera de olivo. Fácil de conseguir y de trabajar, no necesita de largos periodos de curación y secado, bella y limpia, no es necesario tintarla (aunque esto conlleve que no se pueden disimular fallos ni masillazos)


Morta

El material conocido como morta, es una madera de roble que ha pasado cientos o miles de años sumergida en un medio acuoso (cauces de ríos, lagos, zonas pantanosas)

Cuando un árbol recién cortado o caido cae al agua dulce, sea en la orilla de un río, lago, o una zona pantanosa, los procesos naturales de putrefacción que destruyen la madera se producen a una velocidad muchísimo menor: la acción de las bacterias aerobias no tiene lugar en dicho medio, pues en este caso serían las anaerobias las encargadas de ello. Así mismo, los taninos del roble reaccionan con el hierro para formar sales orgánicas y quelatos que dan tanto el característico colo negro a este material como a la aparición de propiedades en la madera que antes no tenía, y que la hacen apta para fabricar con ella pipas de fumar.

Entre estas nuevas propiedades está un notable aumento de la dureza de la madera, a la que acompaña un cierto grado de fragilidad o falta de resistencia al impacto de esta madera, un aumento considerable de la densidad de la madera respecto de la que tiene el roble normal y un alto grado de resistencia al calor (concretamente la capacidad de resistir sin quemarse las temperaturas de casi 600ºC)


Espuma de mar

El material denominado “Espuma de mar” (Meerschaum en alemán) es un silicato hidratado de magnesio, un mineral que se halla principalmente en pequeños depósitos alrededor de la ciudad de Eskisehir en Turquía central. Es muy valorado por su plasticidad, que permite que sea trabajado en formas decorativas y figurativas, y por mantener el sabor del tabaco casi puro.
Antes de la introducción del brezo y junto con la arcilla, era el material más utilizado para la fabricación de pipas. De color originalmente blanco (de ahí su nombre), con el uso va absorbiendo elementos del tabaco, cambiando su color hacia diversos tonos dorados, marrón e inclusive (tras varias generaciones) negro.

Como único inconveniente, está su fragilidad: las pipas de espuma de mar suelen morir trágicamente tras golpearlas accidentalmente.


Arcilla

Existen registros arqueológicos de pipas de arcilla desde el siglo XVI en Europa. No es de extrañar pues, a pesar de su fragilidad, resultan muy económicas.

Tradicionalmente, para fabricar una pipa se comienza con una bloque cuadrada de arcilla de apróximadamente 40 cm de lado (el “pill”) que se amasa y golpea con un rodillo de hierro para eliminar el aire. De ese bloque se retira un trozo del tamaño adecuado para el molde de la pipa (el “nip”), el cual se amasa a mano hasta darle forma cilíndrica, con uno extremo fino para hacer la boquilla y otro más grueso para la cazoleta (el “roll”)

A continuación se engrasa el molde de la pipa, se procede a insertar una varilla metálica en la sección fina del roll para el paso del aire, y se introduce todo en el molde. Una finalizado este paso, se le da forma al hornillo con ayuda de una herramienta y se empuja la varilla para que penetre en el. Finalmente, se dejará secar al aire antes de cocerlo en un horno.


Porcelana

Durante el siglo XVIII, estas pipas fueron muy populares en toda Europa.

La cerámica permitía crear pequeñas obras de arte con una libertad (casi) absoluta, sólo limitadas por la creatividad del artista.

Sin embargo, su construcción no podía basarse en uno o dos elementos como en el resto por las características propias del material, y por tanto se componían hasta de 5 partes: bolo (de porcelana), reservorio , stem , manguera flexible de tela y una boquilla.


Otros

Los materiales empleados para la construcción de pipas no se limitan a estos que hemos presentado. Desde hace tiempo se prueban nuevos materiales, tanto naturales como sintéticos.

Quizás el más conocido sea el Brylon, comercializado por Yello-Bole y Medico, una alternativa sintética al brezo que lleva con nosotros desde que S.M. Frank lo inventó en 1966 y que tiene sus adeptos.

Otros fabricantes, como Stiff, tienen en su catálogo pipas de plástico con cámara de combustión de brezo.

El mundo de la pipa es muy diverso, y no es extraño encontrar algunos fabricantes que ofrecen pipas de barro cocido, metal o resinas, con distintas calidades en la fumada.

Los Materiales

Post navigation